APCCE
código ético (primera parte)

1.1. Preámbulo

Como asociación europea, somos conscientes de que la palabra "ética" tiene significados e implicaciones ligeramente diferentes y en diferentes idiomas y culturas. Después de numerosas discusiones entre profesionales de la mayoría de países europeos, hemos llegado a un consenso para el código ético profesional de la EABP.

La ética se refiere al espíritu que anima la actitud y el comportamiento de las personas que reconocemos como psicoterapeutas corporales.

Los miembros de la EABP, así como su Junta de dirección, administración y comités diversos, tratan de encarnar el espíritu de las normas éticas de la Asociación en todas las relaciones internas y externas.

1.2. Actitud ética general de los psicoterapeutas corporales

Los psicoterapeutas corporales reconocen que en toda terapia, formación, supervisión y consulta, su dedicación profesional implica diversos grados de relaciones asimétricas. Por ello tienen la responsabilidad primordial de la adecuación del contenido, el contexto y los límites. Sus acciones se rigen por su percepción de los requisitos de la relación en cuestión. Se dan cuenta de que sus objetivos están influidos tanto por sus acciones como por su estado de ánimo.

Los psicoterapeutas corporales aceptan la responsabilidad de mantenerse al día con los nuevos desarrollos dentro del ámbito de la psicoterapia, para mejorar y actualizar sus habilidades y conocimientos, para la obtención de asesoramiento y apoyo de sus colegas y supervisores - y cuando sea necesario para la búsqueda de terapia individual para resolver problemas personales.

En la prestación de sus servicios, los psicoterapeutas corporales tratan de mantener los más altos estándares de su profesión. Aceptan la responsabilidad por las consecuencias de sus actos y de hacer todo lo posible para garantizar que sus servicios se utilicen adecuadamente.